Nuestros teléfonos móviles contienen muchas más aplicaciones de las que realmente utilizamos en el día a día. De todas las que tengo instaladas, estas son mis imprescindibles para la organización de mis ideas, tareas y archivos:

  • Evernote: para crear notas y clasificarlas en libretas. La utilizo en temas tan variados como ideas de artículos para el blog, la planificación del próximo viaje, recetas de cocina, ideas de cumpleaños o los datos de las incidencias con el operador de telefonía móvil. Mi norma es que sean apuntes sin estructura, de una longitud corta o media, para consultarlas o actualizarlas rápidamente. Si el tamaño aumenta demasiado, traslado el contenido a Google Drive.
  • Wunderlist: para una de mis actividades favoritas, la de crear listas y apuntar tareas. Las listas se organizan en carpetas y las tareas admiten fecha de entrega, división en subtareas, notas y archivos. Cuando marcas una tarea como finalizada la tacha y la oculta, pero no se elimina de la lista. Puedes elegir la vista con las tareas finalizadas ocultas o visibles. Además, las listas muestran el número de tareas pendientes que contienen.
  • Google Drive: para archivos y documentos de gran extensión. En esta aplicación almaceno desde las analíticas de salud hasta los archivos de la renta, pasando por todos mis trabajos y presentaciones profesionales. Lo utilizo para archivos que necesito editar o consultar. En caso contrario los guardo en un disco duro externo.
  • Instapaper: para guardar y leer más tarde el contenido web que nos interesa. Los artículos se clasifican en carpetas y podemos subrayar y guardar notas en cada uno de los enlaces. Archivo recetas, contenido de educación y de crianza, entre otros.
  • Google Photos: para almacenar todas las fotografías y vídeos que hago con el móvil y que recibo de la familia y amistades. Me sirve como copia de seguridad y también para organizarlo todo en álbumes. Respeta los metadatos de los archivos y si los subes desde el ordenador los coloca automáticamente por fecha.

Todas ellas tienen también versión de escritorio, algo imprescindible cuando pasamos tantas horas delante de un ordenador.

Imagen creada por Freepik.