Las primeras experiencias de la #buenahija con los números fueron en el ascensor y con el microondas (y sus maravillosas luces y botones) y desde el principio mostró tanto interés que aprovechábamos la mínima oportunidad para nombrarlos y dibujarlos.

Con el objetivo de no quedarnos simplemente con la grafía de los números (utilizar 1 para simbolizar «uno», el 2 para el «dos»…) e iniciar a la pequeña en el concepto de cantidad (decimos «uno» cuando solo hay «una cosa», decimos «dos» cuando hay «dos objetos»…) creamos esta sencilla actividad con piedras.

Materiales

  • 5 Piedras grandes (o cualquier objeto con dos caras en el que se pueda pintar)
  • 15 Piedras pequeñas (o cualquier objeto más pequeño que el anterior)
  • Rotulador permanente

Procedimiento

  • En las piedras grandes pintamos por una cara los números y por la otra su equivalencia en puntitos (como si fueran los lados de un dado).
  • En las piedras pequeñas pintamos puntitos.

Para que la actividad sea auto-correctiva (en el método Montessori es básico para que resuelvan las actividades sin necesitar a las personas adultas) es importante que utilicemos tantas piedras pequeñas como el resultado de la suma de los números de las piedras grandes. Es decir, a la hora de asociar las piedras pequeñas con las grandes no debe sobrar ninguna.