Porque es un chico. Simple y llanamente. En su caso no he tenido que escuchar comentarios del tipo «luego de mayor se los querrá hacer», «ay, pero si estará monísimo con ellos» o «aprovecha ahora que no les duele».

Si todavía no crees que agujerear las orejas de las niñas y no la de los niños es un acto machista, te invito a leer la entrada Por qué mi hija no lleva pendientes.

Por cierto, tanto a la #buenahija como al #buenhijo los han confundido con niñas y niños varias veces, por lo que seguiremos insistiendo en que los bebés no tienen género.