Las actividades con agua son siempre un éxito. Si al agua le añades colorante, además, te asegurarás de que el momento sea redondo. Trabajarán la motricidad fina y la concentración y experimentarán con la creación de colores secundarios (verde, naranja y morado) a partir de colores primarios (rojo, azul y amarillo). Esta es una manera muy sencilla de acercar la ciencia a las personas más pequeñas de la casa.

Materiales

  • Agua
  • Colorante alimentario

Herramientas

  • Recipientes transparentes
  • Cuchara (o cualquier utensilio para trasvasar agua, como las pipetas)

Procedimiento

  • Coloca un recipiente con agua por cada color primario que vayas a trabajar.
  • Añade una gota de colorante y remueve.
  • Coloca varios recipientes para realizar las mezclas. Llénalos de agua hasta la mitad.
  • Trasvasa parte de dos colores en un nuevo recipiente. El azul y el amarillo generarán verde, el rojo y el amarillo, naranja y el verde y el azul, morado.